miércoles, 2 de junio de 2010

FISIOTERAPEUTAS DE ELITE

Muchas veces he pensado en el bien que el deporte de élite ha hecho en la fisioterapia (y viceversa, por supuesto).
Hace unos días le hicieron una entrevista a Jorge Valdano, estuvo hablando de muchas cosas del Real Madrid, y cuando tocó hablar de Kakà, recuerdo que describiendo lo disciplinado que era y lo que había luchado por recuperarse de sus problemas físicos dijo algo así como: “si tiene que recibir al “fisio” en su casa a las 11 de la noche para tratarle la lesión, le recibe”.
Son muchos los deportistas que en sus agradecimientos nombran a sus fisioterapeutas y no es raro, ya que cuando un deportista de élite sufre una lesión pone en manos del equipo médico su futuro profesional.
Todos los deportistas de élite tienen un “fisio de cabecera”, que no solo les tratan cuando tienen lesiones, sino que les hacen un seguimiento exhaustivo para prevenirlas.
Rafael Nadal es un claro ejemplo, estos meses atrás cuando ha estado lesionado, ha sido su fisioterapeuta, Rafael Maymó, una de las personas con la que más ha trabajado para volver a situarse en el top 3 del tenis mundial.
Otro caso muy ejemplarizante es el de Fernando Alonso y Fabrizio Borra, fisioterapeuta de nacionalidad italiana del campeón de Formula 1 desde 2004. Le ha acompañado en sus cambios de escudería hasta la actualidad y dicen los cercanos que es uno de los mejores confidentes del asturiano.
El as del futbol portugués, Cristiano Ronaldo acude todavía a menudo al fisioterapeuta luso Antonio Gaspar, así como Kaká a su “fisio” de un equipo brasileño, Ricardo Sasaki (y no será porque en el Real Madrid no dispongan de excelentes profesionales).
Otro caso es el de Pau Gasol y Joaquín Juan, que además también suele tratar en su consulta a Garbajosa o Marc Gasol.
Hay muchos más casos de profesionales dedicados a esta labor, muchos han abierto clínicas especializadas en determinados deportes y como yo les digo a mis pacientes, si los mejores deportistas del mundo tienen un “fisio” de confianza, hay que seguir su ejemplo y poner un fisioterapeuta en nuestras vidas.

3 comentarios:

Samfrado dijo...

Para mí sin embargo es un poco triste.
Alguien es más respetado en fisioterapia por haber sido o ser fisioterapeuta de un equipo o deportista que por tener una tesis doctoral y publicaciones verdaderamente científicas.

Pablo Fuster dijo...

La fisioterapia y la osteopatía es un arte. No solo son evidencias científicas, es también tener sensaciones, saber hablar con el paciente y guiarte por tus intuiciones. La evidencia científica muchas veces no explican porque las técnicas funcionan. Si tuvieses que aplicar la evidencia no harías nada con un deportista de élite.

Pablo Fuster dijo...

La fisioterapia y la osteopatía es un arte. No solo son evidencias científicas, es también tener sensaciones, saber hablar con el paciente y guiarte por tus intuiciones. La evidencia científica muchas veces no explican porque las técnicas funcionan. Si tuvieses que aplicar la evidencia no harías nada con un deportista de élite.