martes, 30 de agosto de 2011

LUXACION ACROMIOCLAVICULAR

Durante el verano aumenta la práctica de actividades físicas al aire libre y deportivas. Y por este motivo también aumentan las lesiones producidas por accidentes durante la realización de estas tareas.
Hoy hablaremos de una de las articulaciones que forma parte del hombro y de sus lesiones mas frecuentes.
La articulación acromioclavicular es la que une la clavícula con uno de los salientes de la escapula, el Acromion. Es una articulación que acompaña al hombro en cada uno de sus movimientos, dando estabilidad por la parte delantera. Las lesiones más frecuentes son el esguince, y la luxación parcial o total. Se producen normalmente al recibir un traumatismo en la parte superior del hombro o al caer con el brazo extendido. Según la fuerza del impacto, la capsula y ligamentos que unen los dos huesos antes mencionados, puede distenderse un poco o romperse parcial o totalmente. Los síntomas van desde dolor e inflamación al realizar algunos movimientos, hasta deformidad de la articulación,(aparece el signo de la tecla, apreciando un escalón entre la clavícula y el acromion) e incapacidad para la movilidad.
El tratamiento dependerá del grado de gravedad de la afección. En los esguinces, inmovilizaremos relativamente el hombro, con algún vendaje elástico, tipo kinesiotaping evitando esfuerzos y se aplicara crioterapia, ultrasonidos y tras unos días se iniciara la recuperación funcional con ejercicios para tonificar toda la musculatura que rodea la articulación. En la subluxación se requiere una inmovilización de al menos 2 semanas. Tras este tiempo, aplicaremos también ultrasonidos, corrientes analgésicas y se realizaran ejercicios para recuperar los movimientos que se hayan podido perder durante el reposo, trabajando la movilidad de todo el miembro superior y también de la columna cervical. En los casos en los que la ruptura de la capsula articular es completa, se alargara la inmovilización del hombro hasta 6 semanas y después se iniciara la recuperación. Se hará de forma muy progresiva, añadiendo al tratamiento anterior técnicas para aliviar el dolor de la musculatura contracturada por el largo reposo. En ciertos casos, se procede a una intervención quirúrgica para fijar la articulación.

2 comentarios:

luis dijo...

Hola! Sufrí una luxación de grado 3 hace como un año. Me ayudó mucho la punción seca de los puntos gatillo. Que opinas de esa técnica, la utilizas?

saludos!

Rocío Benjumea Sánchez dijo...

Hola Luis! la punción seca es una técnica muy útil en el tratamiento de los puntos gatillo, personalmente no la suelo utilizar pero estoy pensando hacer un curso para perfeccionar la técnica y emplearla mas a menudo, ya que es una técnica que debe ser aplicada con ciertas precauciones y siempre por un fisioterapeuta. Me apunto el tema para tenerlo encuenta en futuras entradas. Un saludo y ánimo con tu hombro!